Esperanza firme

blog unshakable hope pic.jpeg

Entrando en la temporada de la Cuaresma, tenemos la oportunidad de reflejar en el sacrificio, el sufrimiento, la vida, la muerte, el entierro, y la resurrección de Cristo.  En tal momento de reflexión, es fácil acordar del sufrimiento, violencia, y sacrificio de las vidas que a diario vemos en las noticias.

Nuestro mundo clama por la redención completa del reino de Dios, y saneamiento de la mancha del pecado que toca cada hoja, grano de arena, y corazón.  Durante la Cuaresma, sentimos el peso de nuestra necesidad de un Salvador resucitado que conquistó a la muerte en lugar nuestro.  Y, acercándonos a Pascua, que nuestros corazones se abrumen de gozo y celebración porque tenemos tal Salvador en Jesucristo.  Que nuestros corazones sienten el peso del pecado y la liviandad cuando la carga de castigo se nos esté quitado.  Que creamos más profundamente en el poder de Dios para perdonarnos de todo pecado, y en su amor perfecto por nosotros.

Meditando en todo esto, oremos que nuestros estudiantes y niños también conozcan lo profundo que es el amor de Dios por ellos.  Cuando vean  el dolor y sufrimiento del mundo alrededor suyo, que entiendan que Dios está obrando—actualizando su plan de rescatar a su creación del dominio del pecado.  Que Dios les dé un anhelo por su dulce salvación y, después, gozo en toda circunstancia, sabiendo que nada les podrá quitar de sus manos.  Que la próxima generación de creyentes puedan aferrarse al Padre en horas de confusión y caos para encontrar Aquel que obra todo para bien.  Que encuentren, en su soberanía, esperanza firme.

La Adaptabilidad de la Campaña Ora por Mí

En nuestra experiencia, el mayor impacto de la campaña Ora por mí en las relaciones dentro de iglesias, comunidades, y organizaciones ocurre cuando se pregunta “¿orarás por mí?”.  Las acciones de pedir oración y de responder tienen un papel clave en crear vínculos entre las generaciones, y es a través de esos lazos de oración que se nazcan las relaciones verdaderas.  Una de las cosas más chéveres de la campaña Ora por mí, es su habilidad de ser moldeado a iglesias y organizaciones individuas.  Aún manteniendo su elemento central de adultos orando por jóvenes a través de las guías de oración, varios ministerios encuentran maneras únicas de aplicar lo bueno de la campaña a sus necesidades particulares.

Últimamente, le pidieron a Tony Souder, el fundador de la campaña Ora por mí (COPM) y el autor de la guía de oración, hablar en un lanzamiento de la COPM en la prisión de Walker State.  Los líderes del ministerio para prisioneros, Returning Hearts Prison Ministry, querían implementar un programa que ayudara a los presos durante su tiempo en la cárcel a orar por sus hijos y familias.  Cada hombre recibió una copia de la edición para niños de la Guía de oración—así los presos estén equipados para bendecir a sus hijos y ser parte del crecimiento espiritual de sus hijos.  Un preso le explico a Tony el impacto que había tenido la campaña Ora por mí en las vidas de los hombres en el lanzamiento, “Nosotros no somos como padres normales, pudiendo diariamente interactuar con nuestros hijos—la oración es lo único que tenemos.”  La campaña Ora por mí, les da a estos hombres una herramienta para ayudarles ser padres cristianos cariñosos por el medio poderoso de la oración.

Camp Vesper Point, un campamento de verano cerca de Chattanooga, lanzará la campaña Ora por mí este verano para su personal de jóvenes.  El liderazgo del campamento pide que cada miembro del personal pida a tres adultos de tres generaciones distintos que oran por ellos cada día del verano.  Cada consejero de campamento estará cubierto de oración durante todo el verano, mientras ministran a los campistas – así el poder de las oraciones de cada Campeón de Oración afectará a cientos de jóvenes.

Estos son ejemplos de la diversidad de la campaña Ora por mí.  De padres pidiendo a otros adultos que oren por sus hijitos, a jóvenes en un ministerio estudiantil, por su propia cuenta, pidiendo por la oración de Campeones de Oración, a presos orando por sus hijos, la campaña Ora por mí cambia muchas vidas.

¡Cuéntenos cómo mejor puede la campaña Ora por mí servirles a ustedes! O, déjenos compartir ideas creativas para su lanzamiento de la campaña. ¡Contáctanos!

La bondad de Dios hacia mí

Blog Gods Goodness pic.png

Me mude a Chattanooga un sábado en julio. Empezando de nuevo a los veintiséis años en una ciudad nueva rápidamente se volvió abrumador. Estuve en Chattanooga por menos de veinticuatro horas cuando entre en las puertas de la iglesia, North Shore Fellowship. Una sonrisa amable me saludó y me preguntó si quisiera registrar para la campaña Ora por mí. Dije “¡Sí!” sin saber lo que era, pero suponiendo que sería una buena manera de involucrarme en la iglesia.

Un mes después de decir “sí” a participar en la campaña Ora por mí, ocurrió el domingo del lanzamiento. Estuve parada en los bancos entre otros adultos de tres distintos generaciones mientras que los jóvenes de nuestra iglesia hicieron fila alrededor nuestro. Fue maravilloso verlo: jóvenes de once a dieciocho pidiendo a los adultos que orasen por ellos. Entonces era mi turno. Una rubia espabilada, del sexto grado, se me acercó seguida por una mujer de treinta y algo, Melissa, y una en sus sesenta, Suzanne. Summer dijo, “¿Orarán por mí?” La respuesta fue un “sí” definitiva y los cuatro encontramos una pequeña rincón de la iglesia, nos sentamos, y nos conocimos un poquito. Después de las introducciones iniciales, Summer compartió con nosotros como pudiéramos estar orando por ella. Summer hablo de la ansiedad que viene de estar en un nuevo grado con una nueva rutina y taquillas, haciendo nuevos amistades y haciendo audiciones para el teatro escolar. Nos compartió su entusiasmo por una visita a Disney para las vacaciones de Acción de Gracias y hablamos por un tiempo de nuestro amor mutuo por Old Navy. Orando por Summer usando la Guía de Oración: Ora por Mí, mi corazón ha sido alimentado y nutrido.

Ese domingo en agosto, no supe exactamente que significaría para mí decir “sí” al ser involucrado en la campaña Ora por mí. Mencioné que mudarme a una ciudad nueva fue abrumador. En el medio de una transición intensa donde sentí la carga del cambio y la inestabilidad, Dios me dio algo para estabilizarme. La amistad. Nos conocimos porque reconocemos la belleza de la iglesia juntándose alrededor de la siguiente generación y vemos a la oración como un lugar para darlo comienzo. Tres mujeres oran por Summer; sin embargo, ella no es la única que beneficia de la campaña Ora por mí.

He conseguido dos amigas mayores que yo, más sabias que yo, y en distintas etapas de la vida que la mía. Suzanne y Melissa me animan. Han entrado en mi vida y me han dejado entrar en las suyas y he sentido desbordada con el conocimiento de la bondad de Dios por mí. Compartimos cenas juntas y hablamos de la vida. Suzanne hasta me ha introducido a nuevas amigas de mi edad. El mes pasado ella invitó un grupo de jóvenes a su casa para cenar, vino Melissa también, y nos reímos y disfrutamos de nuestra amistad. Esta misma semana nos desayunamos juntos para celebrar la temporada de Navidad. Tengo estas amistades porque Dios ha sido bondadoso en atraerme a esta cosa que es la campaña Ora por mí.


----------


He estado en Chattanooga por seis meses y ahora trabajo aquí con la campaña Ora por mí. Aunque trabajo aquí, fui convencida de lo bueno que es antes de ser contratada. Por ser involucrada en la campaña Ora por mí, aprendí que tiende un puente entre generaciones en una manera hermosamente natural. Las generaciones mayores en nuestras iglesias realmente quieren amar a nuestros adolescentes y niños bien, pero no siempre saben cómo hacerlo. Y nuestros adolescentes y niños no siempre saben que necesitan amistades con las generaciones mayores hasta que lo tengan. La campaña Ora por mí es una manera práctica de resolver esta desconexión.

Esto es mi esperanza para Summer y toda la siguiente generación—espero que tengan amistades bellas con gente que sean diez, veinte, treinta, cuarenta, incluso cincuenta años mayor que ellos. Amistades que estén llenas de ánimo, sabiduría, y asombro. Amistad que les animará, acordándoles del único constante—Cristo, su evangelio, y su bondad hacia su pueblo. Hoy mismo, el plan soberano de Dios continúa desarrollándose mientras que nos atrae a relaciones cada vez más profundas entre nosotros, a comunión con él, y a un día más cerca a su venida. Estoy abundantemente agradecida que ese plan incluyó a la campaña Ora por mí y a los amigos que tengo por ello.

Nuestro comienzo

Blog_pic_Our_Beginnings.jpeg

La campaña Ora por mí proviene de más de dos décadas de ministerio de la Chattanooga Youth Network a cientos de iglesias y líderes de jóvenes.  La Chattanooga Youth Network se estableció en 1994 con el fin de servir estratégicamente a los esfuerzos ministeriales de las regiones de Chattanooga y del norte de Georgia.  Desde su fundación,  la CYN ha conectado con, entrenado, y cuidado de líderes de jóvenes, atravesando fronteras entre denominaciones y razas para avanzar el esfuerzo de llevar la gloria de Dios a la siguiente generación.

En los últimos años, hemos sido afectados cada vez más por el aumento de estudiantes dejando la iglesia.  La investigación de Sticky Faith demuestra la siguiente estadística nacional inquietante: 40-50% de estudiantes de buenas familias y grupos de jóvenes se apartarán de Dios y de la iglesia después de la secundaria.  Esto se ha convertido en un guijarro en nuestro zapato—acordándonos a cada paso que hay que abordar este problema.  La campaña Ora por mí empezó a surgir al combinar las verdades de las escrituras con la investigación que muestra que el papel de creyentes adultos es clave en legar un fe sostenible a la siguiente generación.  Nuestra pregunta se hizo:

“¿Cómo logramos hacer más conexiones entre adultos y jóvenes en una manera más natural que nunca jamás?”

La campaña Ora por mí nació de esta pregunta.  Creemos que cada joven necesita un equipo de campeones de oración orando estratégicamente por ellos.  La campaña Ora por mí crea un red amplio de relaciones íntegras para jóvenes y forma a creyentes adultos a legar un fe sostenible a la siguiente generación.

Dios sea alabado.